viernes, 9 de enero de 2015

Mindfulness

A principios del curso pasado empezamos nuestro trabajo en el aprendizaje de la relajación. Nos venía muy bien después del recreo, sentarnos en nuestra silla, poner la espalda recta bien apoyada en el respaldo de la silla, dejar caer las manos sobre las rodillas, cerrar los ojos y respirar despacio mientras escuchamos la música.
Las primeras veces me parecía imposible lograrlo, unos se reían otros bailaban en las sillas y casi todos apretaban los ojos para después abrirlos arrugados a ver quien más estaba mirando de reojillo.
Poco a poco fuimos mejorando ampliando el nivel de relajación, aprendimos a respirar despacio, a trasladar nuestra mente al lugar mas agradable, a imaginarnos de mayores...
Aunque solo son unos minutos ha tenido una gran influencia en el grupo y mucho más en las niñas y niños que son más nerviosos.
Este curso vamos a intentar juntos dar un paso más y vamos a adentrarnos en las técnicas de Mindfulness, y digo adentrarnos, porque yo también estoy aprendiendo más sobre lo que es y cómo aplicarlo en el aula.
Mindfulness  es un término que traducido de forma literal quiere decir "atención plena", sin embargo, es algo más que eso.
El concepto como tal surge en 1979 de la mano del Dr. Kabat Zinn, fundador de la clínica para la reducción del estrés de la universidad de Massachusetts y son un conjunto de herramientas basadas en técnicas de meditación que ayudan a prevenir el estrés, fomentar el bienestar y mejorar la atención.
Ya existen investigaciones sobre los efectos beneficiosos que tiene practicar estas técnicas con niños y niñas desde las primeras edades.
Hoy hemos empezado acompañados de un vídeo que comparto con vosotros por si queréis hacerlo en casa con ellos en algún momento del día.
Yo os animo a que lo practiquéis juntos y seguro que os va a encantar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada